Análisis MARCA: Los Grupos Del Mundial De Qatar 2022, Al Detalle

Las privaciones causadas por la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial desde junio de 1940 estimularon una reducción de la natalidad, además de la reducción poblacional por las muertes de hombres jóvenes en combate. Luego participó en la Primera Guerra Mundial (1915-1918) en el bando aliado, logrando anexarse el Trentino y el Alto Adigio, regiones de población italiana, pero gobernadas por Austria. Así, en el año 1950 la población italiana sumaba 47.5 millones de personas, sin alcanzar la cifra ambicionada por Mussolini. El Reino de Italia (en italiano, Regno d’Italia) fue el nombre asumido el 17 de marzo de 1861 por el estado surgido tras la unificación nacional italiana (proceso que comenzó en 1848) liderada por Víctor Manuel II que se coronó Rey de Italia en 1861. La creación del Reino de Italia fue el resultado de los esfuerzos concertados de los nacionalistas italianos y monárquicos leales a la Casa de Saboya, reinante hasta ese momento en el estado predecesor al Reino de Italia, el Reino de Cerdeña, para establecer un reino unido que abarcara toda la península italiana.

Cavour, desafiando los esfuerzos republicanos de unificación de Garibaldi, organizó revueltas populares en los Estados Pontificios, usando posteriormente, ese mismo año, esas revueltas como pretexto para invadir dichos estados, invasión que permitió la anexión al reino de la Romaña, las Marcas, la Umbría, Benevento y Pontecorvo, destruyendo virtualmente a los Estados Pontificios, dado que solo una pequeña porción de dichos estados que comprendía Roma y sus alrededores permaneció bajo el control del Papa Pío IX. No obstante, ya en abril de 1927 la OND queda bajo el mando del dirigente fascista Augusto Turati y se impulsó la politización de la OND. En busca de mostrar una mayor fortaleza nacional, Mussolini inició en 1927 la “Batalla de la lira”, con el fin de conseguir una mayor apreciación de la moneda italiana en el mercado internacional de divisas, fijando el cambio oficial. Las medidas de 1927 harían que Italia aguantara la gran crisis internacional de 1929 de forma menos dramática que a otros países. Desde 1922 hasta 1943 se denomina Italia fascista, que es la época del gobierno del Partido Nacional Fascista con Benito Mussolini como jefe de gobierno. Tampoco se permitió a los funcionarios públicos -que estaban obligados a militar en el Partido Nacional Fascista- contraer matrimonio con personas extranjeras.

Suponiendo que se acepten las tres condiciones que Turquía y Croacia plantean, o que sean derrocados los dirigentes que las formulan, camiseta Uruguay mundial 2022 la ampliación de la OTAN con la entrada de Finlandia y Suecia confirmaría el cambio de naturaleza de ese bloque militar. Después de haber obtenido una mayoría abrumadora en las elecciones de 1861, la derecha vio reducirse progresivamente sus apoyos, si bien manteniendo la mayoría. Para hacer frente a estas dificultades se formó la Derecha histórica, agrupamiento político heredero de Cavour, expresión de la burguesía liberal moderada. El gobierno mussoliniano tomó como modelo el esquema de la YMCA estadounidense, promoviendo el deporte, actividades culturales y excursionismo, aunque la finalidad esencial del régimen era controlar el tiempo libre del proletariado y evitar que el ocio de las clases obreras (e inclusive de la pequeña burguesía) sea ocupado por la actividad política. El fascismo aspiraba a obtener una adhesión popular en todas las clases sociales de Italia, y eliminar así toda posibilidad de lucha clasista, por lo cual se impulsó la militancia fascista entre casi todas las capas de la población, admitiendo en los movimientos y organizaciones fascistas a individuos de dispar origen social, desde jornaleros hasta aristócratas.

El chauvinismo mussoliniano determinaba entonces que el enemigo del proletariado italiano debía ser necesariamente extranjero, siendo preciso establecer leyes sociales para mejorar el nivel de vida de las clases bajas de Italia y eliminar todo fermento posible de “revolución comunista”. Tercero, culpan al «economismo» y al papel que las limitaciones económicas juegan en la formación del comportamiento humano, deplorando el materialismo y abogando por gobiernos que trasciendan las leyes praxeológicas y sociológicas de la economía. Otros partidarios del fascismo fueron Alfredo Rocco y Giovanni Papini. Están vinculados al fascismo nombres de artistas italianos como D’Annunzio, Marinetti, Giacomo Balla, Carlo Carrà y muchos otros, así como compañeros de viaje de la talla del poeta estadounidense Ezra Pound. Les dejamos con los compañeros de AS América, para la trepidante noche al otro lado del charco. Tras las Revoluciones de 1848, el líder aparente del movimiento de unificación italiano era el revolucionario italiano Giuseppe Garibaldi, que era popular entre los italianos del sur y era famoso en todo el mundo por sus seguidores extremadamente leales. Pero McCain era además el presidente del International Republican Institute (IRI), la rama republicana de la National Endowment for Democracy (NED).

Leave a Reply

Your email address will not be published.